WhatsApp
Pronostico del tiempo
Puentes Internacionales
Twitter
Instagram
YouTube
Facebook

+

El día que anocherá dos veces: Esta Coahuila bajo el hechizo del eclipse

¡Es hoy, es hoy! Poco antes de las 11:00 horas la Luna comenzará a comerse al Sol, dando inicio al fenómeno atronómico más esperado: el eclipse total

  • 865

 

 

Saltillo, Coah.- Las aves regresarán prematuramente a sus nidos y los perros querrán echarse; algunas embarazadas se amarrarán el vientre con un listón rojo mientras cientos de astrónomos locales y extranjeros en Coahuila voltearán al cielo para ver el eclipse total de sol que reunirá a la ciencia y las creencias, a la naturaleza y la tecnología en un solo punto de interés, los astros que durante cuatro minutos darán un espectáculo histórico.

Para los baby boomers y los X en México este es el segundo eclipse solar que ven, porque en 1991 un fenómeno idéntico ocurrió por Los Cabos, Mazatlán, la zona del Bajío, el Centro y el Pacífico Sur del país.

La próxima cita será el 30 de marzo del 2052, cuando los millenials sean adultos mayores y se conviertan en la generación que estuvo en tres eclipses totales que pasan por México, ellos nacieron en el eclipse del 91, son jóvenes para ver el de hoy y estarán en su vejez para el que sucederá dentro de 28 años.

Pero sin ir tan lejos en el tiempo, este día tendrá dos noches, una de ellas durará apenas unos minutos que son cruciales para miles de personas que viven de la industria hotelera, restaurantera y turística, que recibieron una derrama multimillonaria de gente formada digitalmente intentando apartar una habitación en Torreón, Cuatro Ciénegas o Piedras Negras, buscando un vuelo o un camión que llegue a tiempo.

Más de 500 astrónomos, investigadores, aficionados e invitados especiales están en sus puestos apuntando al cielo en el Planetarium de Torreón, en el Museo del Desierto de Saltillo, y a lo largo de la franja del semidesierto que atraviesa a Coahuila desde La Laguna hasta la frontera con Estados Unidos, buscan la mejor posición para sus investigaciones desde lo que es el epicentro de este eclipse que atravesará Norteamérica.

Así como la ciencia, la astrología y la magia harán lo suyo en rituales en donde piensan invocar a las energías del Sol y la Luna para que se abra una nueva etapa en la vida de los creyentes de este tipo de prácticas, pondrán música, se sentarán a meditar, manifestarán mantas como la siguiente, “confío en que estoy donde tengo que estar, el universo actúa a mi favor”, mientras sucede el evento que marcará nuestro tiempo. (Rosalío González)

 

Saltillo, Coah.- México será testigo del fenómeno astronómico del año. Minutos después del mediodía de este lunes 8 de abril, la Luna se interpondrá entre el Sol y la Tierra provocando un eclipse solar total, el primero de su tipo en el país desde julio de 1991.

La sombra de la Luna bloqueará la luz solar por completo, dando lugar a una oscuridad que se prolongará por un máximo de cuatro minutos y medio.

El fenómeno será visible en una franja de unos 200 kilómetros de ancho que comenzará su recorrido en el Pacífico mexicano, atravesará el centro de Estados Unidos y finalizará en el Atlántico, tras recorrer el este de Canadá.

La franja de totalidad del eclipse donde la Luna cubrirá totalmente al Sol entrará a territorio nacional en Maza-
tlán, Sinaloa.

La umbra seguirá su curso a través de los estados vecinos de Durango y Coahuila. El fenómeno oscurecerá el cielo tanto de Nazas, Lerdo, Durango y Gómez Palacio; como de Torreón, Cuatro Ciénegas, Monclova, Ciudad Acuña y Piedras Negras en Coahuila.

En el resto del país, el fenómeno será visible como un eclipse parcial, con la sombra de la Luna cubriendo parcialmente la luz solar en mayor o menor medida, en función de la distancia del observador respecto a la franja de
totalidad.

En Monterrey, por ejemplo, la cercanía a la franja provocará una cobertura del 95% de la luz solar, un efecto similar al 91% que experimentará Chihuahua o el 90% de Guadalajara.

En el centro y sur del país, el fenómeno será menos visible: en Ciudad de México, la sombra lunar cubrirá al Sol en un 74%, en el puerto de Veracruz un 65% y en la capital de Oaxaca, el disco solar aparecerá un 61% cubierto.

Sureste a oscuras

Aunque en Saltillo, este espectáculo natural sólo podrá visualizarse en 97%, sin duda es un momento que muchas personas no querrán perderse.

Además de los centros de observación segura que se habilitarán en Paseo Capital, en el Observatorio Astronómico de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la UAdeC en Campo Redondo y en el Museo del Desierto, hay otros puntos a donde la población podrá acudir.

La Secretaría de Educación de Coahuila tendrá cinco observatorios en sus instalaciones ubicadas en la calle Magisterio de la Zona Centro, al igual que otras instituciones de educación superior como la Universidad La Salle, ubicada en la carretera Antigua a Arteaga, que tendrá una actividad en su explanada principal a partir de las 11 de la mañana.

En Ramos Arizpe, habrá observatorios seguros en la Universidad Tecnológica de Coahuila a partir de las 11:00 horas en el edificio de Vinculación, y también la Universidad Politécnica de Ramos Arizpe tendrá en sus instalaciones un centro de observación de 11:00 horas a 14:00
horas.

Previsión meteorológica

Desde la NASA se alerta de que la visualización del fenómeno está condicionada a la meteorología.

La agencia aeroespacial sostiene que más de 31 millones de estadunidenses van a tener “un asiento de primera fila” para presenciar el eclipse total al estar situados en la llamada franja de totalidad, donde se podrá ver cómo la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol y cubre todo su disco solar.
Cristian Ferradas, investigador en el Laboratorio de Física Geoespacial del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA, añade en la ecuación el pronóstico del tiempo.

“Si el cielo no está despejado, puede que apreciemos cambios en la temperatura y en el comportamiento de los animales mientras dure el fenómeno, pero no veremos el efecto visual del eclipse al 100%”, explicó.
De todas formas, el experto alienta al optimismo, puesto que más allá del “espectáculo visual” que supone para el público general, este eclipse es interesante desde un punto de vista científico para estudiar aspectos relevantes relacionados con el Sol.

“La capa exterior de la atmósfera solar, llamada corona, no puede verse habitualmente de forma directa, así que este eclipse supone una oportunidad única de investigación”, asegura el científico del centro espacial de vuelo que la agencia tiene en la ciudad estadunidense de Greenbelt (Maryland).
El investigador precisa que la NASA aprovechará la ocasión para poder analizar dicha corona directamente, sin la necesidad de intervención de “grandes telescopios e instrumentos especializados” que usan para crear eclipses artificiales.

De hecho, la sonda solar Parker de la NASA volará a finales de este año a través de esta corona para acercarse como nunca antes al Sol, una proximidad que Ferradas califica de “oportunidad sin precedentes” para estudiar “eventos que afectan a la Tierra”.

El científico advierte que sólo es seguro observar el eclipse directamente cuando el Sol está cubierto al 100 % –un período que varía desde unos pocos segundos hasta más de 4 minutos– por lo que se deben utilizar filtros solares para proteger los ojos, como las gafas para eclipses
certificadas.

Efecto emocional
El eclipse solar total que vivirá México este lunes no traerá efectos adversos para las personas, sólo el factor emocional “de experimentar el fenómeno”, según señala la doctora en Astronomía de la Universidad Iberoamericana, Lorena Arias.

“Estoy convencida de que, para los seres humanos, el único efecto es el emocional, en el sentido de experimentar este fenómeno y emocionarse”, sostiene.
Aunque el eclipse será en toda Norteamérica, México se considera el mejor país para apreciarlo, según el Instituto de Geofísica de la UNAM.

Los estados en los que se observará al 100 % son Coahuila, Durango y Sinaloa, los tres en el norte del país, aunque la experta menciona que la capital mexicana también participará de la experiencia.

Arias reconoce las creencias ancestrales que rodean a los eclipses, como que una divinidad mordía al Sol, difundida por la cultura indígena mexica, y las ubica en épocas donde “no había el conocimiento” suficiente sobre el Universo.

“Por supuesto que, si en el día, se te oscurece unos minutos, pues cualquier explicación que le quieras encontrar no será suficiente. Esto lleva, obviamente, a creencias y a miedos”, asegura en relación con esos tiempos antiguos.

Esta inocuidad se extiende al resto de seres vivos, defiende Arias, porque “no saben que está ocurriendo un eclipse”, aunque explica que sí altera algunas funciones vitales porque, al reducirse sustancialmente la luz, pueden entender que ya no es de día.

“Para ellos, se hace de noche y es momento de hacer lo que hacemos en la noche, dormir o lo que les toque”, desgrana.

Hasta el 2052

Un eclipse solar total como el que vivirá México no se repetirá hasta el 30 de marzo de 2052, una fecha que se mueve hasta 2071 si se focaliza en la Ciudad de México.

“Para un habitante en un sitio específico en la Tierra, el intervalo entre uno y uno pueden ser décadas, pero pueden ser siglos (también)”, esboza la doctora.

El que no se hará esperar tanto es un eclipse solar parcial, que se observará en territorio mexicano el 26 de enero de 2028, según fecha Arias.

El último eclipse como el que ocurrirá este lunes fue en 1991, cuando regaló a la ciudadanía un periodo “de los más largos” en que la Luna pasa entre la Tierra y el Sol.

A diferencia de entonces, internet ahora juega un factor esencial.

“Tenemos más difusión con las redes sociales, más gente se entera y la expectativa es mayor. Afortunadamente, nos ayudan a la información porque es muy peligroso ver el Sol de manera directa con o sin eclipse”, puntualizó.

Alejandro Arroyo, cazando eclipses alrededor del orbe

Alejandro Arroyo, es un profesor de Historia del Arte de origen chileno que desde hace 30 años se dedica a cazar eclipses por todo el territorio mundial.

 
En su trayectoria, ha sido testigo de un total de 18 eclipses totales y uno anular, y este 8 de abril, llegará al vigésimo eclipse total de sol.

Por primera vez observará el eclipse desde México, pero el camino no ha sido fácil, pues conlleva una planeación de años para finalmente lograr llegar al lugar deseado.

El próximo eclipse de sol, está previsto para el 2026, y la mayoría de los “tickets” con destino a España, el punto máximo de observación ya se vendieron y el siguiente año para Egipto, también están a un paso de agotarse.

“Si uno lo hace en tour son muchos años, si lo hacen de manera individual es importante sobre todo el lugar por cuestiones diplomáticas entre los países, donde puede ser el caso que no hay relación y no entregan visas para turistas”, expuso.
Por lo anterior, se requiere prepararse económicamente con tiempo para revisar alimentación, alojamiento y transporte, entre otros
aspectos.

En su experiencia, los eclipses tienden a influir sobre el comportamiento del clima, por lo que en caso de que se presente nubosidad hoy por la mañana, realmente no afectará la visibilidad.

“Cuando está muy nublado, lo que sucede es que la tonalidad de la luz baja más, es como un atardecer pero la noche profunda se produce cuando el cielo está cerrado y si llueve se percibe más”, explicó.
La primera vez que se enamoró de este fenómeno astronómico, tenía 30 años y desde esa ocasión, ha ido por todo el mundo en búsqueda de seguir cultivando su pasión por la astronomía.

La recomendación más importante que el cazador de eclipses hace a la población es que definan en lugar donde observarán el eclipse, al considerar que la logística es lo primero que se debe tomar en cuenta.

“Que la gente tenga decidido dónde lo va a ver, lo peor que puedes hacer es improvisar en este tipo de cosas, por eso la logística es lo más importante”, dijo .
En general, Alejandro Arroyo comentó que trata de acudir previamente a las sedes de los fenómenos astronómicos para revisar las condiciones de las mismas y en base a ello incluso sostener encuentros con autoridades locales para emitir recomendaciones en cuanto a infraestructura, logística, conectividad y seguridad.

En el caso de México, la próxima vez que se presente un eclipse total de sol, será hasta el 30 de marzo del 2052.

Medirán cambios de radiación: Fenómeno astronómico  como material de estudio

 

Los eclipses solares han sido de tal utilidad para la ciencia que gracias a ellos se descubrió un elemento como el helio, y también se pudo contrastar a inicios del siglo pasado las teorías de la gravedad de Newton y Einstein.

Así lo contó recientemente en El Colegio Nacional el físico y astrónomo, Luis Felipe Rodríguez Jorge, uno de sus miembros, quien estima que hoy día tales eventos están más cerca de ser un mero espectáculo.

“En realidad, ya casi todo lo que se hace durante los eclipses se puede hacer a diario. Por ejemplo, desde el espacio hay satélites que tienen un gran disco metálico con el que tapan el Sol; despliegan un coronógrafo que tapa el Sol, y entonces pueden estudiar la corona y las cosas que ocurren por encima de la atmósfera del Sol, lo que llamamos la fotosfera”, explica el científico.
Aun así, el experto refiere esfuerzos de colegas en la Universidad de Guanajuato para medir, a lo largo del fenómeno astronómico, cómo la Luna interviene con las partículas que llegan desde el Sol, y también el monitoreo en ondas de radio que realizará la Red Mexicana de Radiotelescopios.

Por su parte, física heliosférica Blanco y el astrónomo Primoz Kajdic hablan del viaje que su compañero del IGf Alejandro Lara realizó a Torreón para estudiar los cambios en la ionósfera, la capa más externa de nuestra atmósfera terrestre, durante el lapso en el que la Luna atravesará por entre la Tierra y el Sol.

Entre la ficción  y la verdad
A lo largo de la historia, los eclipses han estado rodeados de creencias sobre sus posibles implicaciones en la salud.

Ante la cercanía de un evento astronómico como los eclipses, surgen muchas dudas acerca de si existe un riesgo por el hecho de presenciarlo.

Aunque es necesario tener en cuenta algunas consideraciones antes de observar un eclipse, es importante aclarar los mitos que existen alrededor de este fenómeno; estas creencias logran persistir gracias a cuestiones ancestrales y culturales.

La sensación de asombro que nos produce ser testigos de un eclipse total puede ser considerado un beneficio para la salud mental.

Mitos
Observarlo directo causa ceguera

Durante un eclipse de este tipo, la corona solar emite radiación electromagnética, a veces con un tono verdoso. Al ser un millón de veces más débil que la luz del propio Sol, no hay forma de que pueda cruzar 150 millones de kilómetros de espacio, penetrar la atmósfera y causar ceguera.

Sin embargo, observar el Sol con o sin eclipse, puede generar daños en la retina, por lo que es importante proteger los ojos durante todas las etapas de un eclipse solar, incluidas las fases parciales que conducen a la totalidad (en el caso de un eclipse total) y cualquier otra fase en la que el Sol esté parcialmente oscurecido por la Luna.

Daña a mujeres embarazadas

Aunque la radiación electromagnética de la corona solar es segura, hay otra forma de radiación que viaja a la Tierra desde el sol.

Esta ha provocado incertidumbre, pues se piensa que este tipo de radiación puede causar malformaciones o afecciones durante la
gestación.

En lo profundo del interior solar, existen unas partículas llamadas neutrinos, que se deslizan fuera del sol, hacia el espacio.

Este es un efecto totalmente inofensivo y no existe evidencia de que afecte a la población en general.

Realidades

A pesar de develar ciertos mitos alrededor de los eclipses, es importante tener en cuenta los posibles efectos que podría provocar en una persona a nivel sicológico.

Los eclipses solares pueden interrumpir los patrones habituales de luz del día. En algunas personas, el cambio repentino en la luz puede confundir los procesos naturales del cuerpo, lo que puede conducir a trastornos del sueño y alteraciones a nivel hormonal.

Algunas personas pueden experimentar miedo, aprehensión o malestar durante el evento. Sin embargo, este fenómeno es mucho más común en animales.

 

 

 

 

 

 

madpf

Publicación anterior Una ruda y otra técnica, pelean candidatas en el ring del INE
Siguiente publicación La FGJE investiga abuso de autoridad de policías que agarraron a "cintarazos" a un ciudadano en San Carlos, Sonora
Entradas relacionadas
Comentarios
  Estaciones ;